Nuevo Nacimiento

En estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo, es importante y "urgente" conocer acerca del nuevo nacimiento. Nuestra Salvación debe ser algo que debe inquietarnos, porque decir o creer "que somos salvos" y que todos al morir nos iremos al cielo es algo que muchas veces se aleja de la realidad.

En el Evangelio de Juan, cap.3: 1 al 5 se nos narra una historia muy interesante. Había un hombre Judío importante en aquellos tiempos llamado Nicodemo que quiso conocer y hablar con Jesús, porque por las señales que éste hacía, había reconocido que Dios estaba con él. La Biblia describe a este varón, como un hombre religioso porque creía en Dios como tantas personas que viven hoy en nuestra sociedad e incluso dentro de las propias Iglesias, creen en Dios pero sus vidas están lejos de haber experimentado este "Nuevo Nacimiento" o un cambio verdadero en sus vidas, es decir, no han tenido un verdadero encuentro con el Dios verdadero que cambia y transforma las vidas de las personas. Sin la intervención del Espíritu Santo que es el encargado de convencer de pecado, el creyente sigue siendo nada más que un mero religioso, un hombre o mujer sin frutos, sin cambios en sus vidas.

Cuando una persona rinde su vida a Jesucristo, pide perdón por sus pecados y tiene este encuentro real que mencionaba anteriormente, es alguien que inmediatamente comienza en su vida a experimentar esto tan evidente llamado "temor", no "miedo", sino un respeto reverente hacia su Creador y que desgraciadamente hoy se ha perdido en muchas personas, incluyendo creyentes. En consecuencia, quien ha nacido de nuevo, siente dolor de ofender a Dios y dolor de pecar delante de Él, este es el cambio que el Maestro le hablaba a Nicodemo, lo cual no significaba que al decirle que había que nacer de nuevo debía entrar nuevamente al vientre materno, sino llevar una vida diferente a la que antes tenía.

No te engañes, no creas que después que mueras vas a tener oportunidad de arrepentirte o hacer bien las cosas que antes hiciste mal, es en esta vida donde tienes que ponerte a cuenta con el Señor. Mediten este tema en familia, debemos nacer de nuevo para llegar un día al cielo, no hay otra opción. Recuerda que es precisamente "el pecado" y la desobediencia lo que nos separa de nuestro Dios.

Datos de autor

Nombre: Doris Castro Arias

Correo: doryscastroa@hotmail.com

Ciudad: San Carlos